ANALISTA POLÍTICO

ESPACIO DE ANÁLISIS DEL ESCENARIO POLÍTICO ACTUAL, DESDE LA ÓPTICA LIBERAL DE LA ECONOMIA, Y, LA APUESTA POR UNA ADMINISTRACIÓN PUBLICA REDUCIDA

LA ADMINISTRACION PUBLICA & PATRIMONIO MOBILIARIO E INMOBILIARIO

007 | 26 Diciembre, 2012 11:39

En una época como la actual, de cambio de modelo, en el que estamos inmersos, resulta necesario replantearse si la actitud acaparadora de la administación pública es sostenible o no. Ello viene a cuenta de la forma de actuar de las administraciones públicas en lo relativo a la adquisición y mantenimiento de activos inmobiliarios y mobiliarios, que, en la gran mayoría de los casos, NO resultan estratégicos, y que resultan una carga para el balance presupuestario públco. Cuando las cuentas no salen, como lo que le está pasando a la inmensa mayoría de las administraciones públicas, una forma de aliviar la "carga fiscal" deviene de la venta de patrimonio, tanto inmobiliario como mobiliario, que no resulta estratégico ni esencial para el desarrollo de las labores que tiene que tener encomendada una adminsitración pública. Así pues, a día de hoy, y, como modelo a seguir en el futuro, resulta imprescindible apostar por "aligerar" la cuenta de resultados de las adminsitraciones públicas mediante la enajenación de todo tipo de locales comerciales, pisos, edificios, vehículos, cuadros, esculturas, museos, fincas rústicas, etc, con el fin último de no tener que incrementar los impuestos a los ciudadanos y no resulten castigados por una adminsitración pública que "se mete donde no le llaman" y confunde los términos en cuanto a prestador de servios que es. Todo ello nos conduce, pues, a la venta de todo este patrimonio excedentario que además de ingresos extraordinarios nos reportará ingentes cantidades de ahorro económico en el medio y largo plazo por conceptos tales como no tener que pargar el IBI, suministro eléctrico, limpieza, mantenimiento, vigilancia, salarios de personal, etc. Todo sea para que con estos ahorros, se consigan dos objetivos estratégicos: a) la Bajada de impuestos directos, tales como IRPF e indirectos, tales como el IVA. b) La redimensió de la Adminsitración pública que no sólo significa, que también, reducir el numero de empleados al servicio de la adminsitració pública, sino la reducciónde recursos a su alcance. La máxima que debemos aplicar es que a mayor sector público, mayores impuestos, por lo tanto, a menor administración pública, menores impuestos, y, consecuentemente, más dinero en el bolsillo del ciudadano.

EL SISTEMA

007 | 23 Diciembre, 2012 10:44

Resulta difícil, explicar la definición del "sistema", más allá de lo que cada uno pudiera y/ó quisiera entender. En lo relativo al sector público, el "sistema" representa todo aquello que conforma la esfera de "lo público" y algo más. Así pues, en lo que se refiere al binomio sector público-sector privado, el "sistema", per se, es perverso, en tanto en cuanto, en lugar del primero estar al servico del segundo, en gran medida, la realidad impone que en dicha relación el sector privado acaba estando al servicio del sector público. CONCLUSION: Sin ambages, este es el síntoma determinante de que el "sistema" falla y es necesario cambiarlo. El Concepto ha sido pervertido, el sector público nace como "un medio", para dar servicio al ciudadano y se acaba convirtiendo en "un fin en sí mismo". Así pues, a día de hoy,y, con carácter general, España soporta un "sistema" público elefantiásico, aunque es cierto que en unas zonas es mayor que en otras, dificilmente sostenible con la estructura social y económica actual. La gran conclusión a la que hay que llegar, como análisis de la crisis, NO es que hay que reconstruir el "sistema", ya ha hecho "crack", sino, más bien, hay que apostar por la creación de uno nuevo. El actual no es perdurable, y, si nos empeñamos en que lo sea, al final se fracasará estrepitosamente y, después de muchos esfuerzos y sacrificios, éstos no habrán servido para casi nada, y, se tendrá que acabar por reformularlo. La apuesta de futuro es la creación de un nuevo "sistema", que nos permita disponer de las herramientas para crear y crecer, sin tener que mantener unas estructuras administrativas que están obsoletas, y, además, son caras, improductivas, ineficientes e infeciaces. Todo ello tiene un icono como concepto de sociedad, en tanto en cuanto, ¿ es mejor que cada ciudadano, individualmente, gestione su dinero, o hay que darle dinero al Estado para que el lo gestione por nosotros?. Esta es la gran dualidad del "sistema" que impera hoy. Pues bien, resulta que la evolución social y economica nos está dirigiendo, atendiendo a mi explicación anterior, hacia la gestión personal de nuestro dinero, y eso deviene por haber confiado en que el "sistema" actuaría mejor que nosotros en la adopción de decisiones. Hay que aportar al "sistema", sí, pero no como hasta ahora. El Estado, los gobiernos, en definitiva el presupuesto público, tiene que servir para pocas cosas, NO para casi todo, como hasta la fecha se ha pretendido, por lo que la tendencia tendría que dirigirse hacia la bajada de impuestos, en todos los ódenes, e incluso en la eliminación de la gran mayoría de ellos, y, como consecuencia, la supresión y eliminación, NO suspensión, de la gran mayoría de servicios que presta el sector público que, en gran medida, resultan excedentarios y superfluos, además de inútiles. Tenemos que apostar por la capacidad del individuo frente al conjunto, tenemos que apostar por la frescura, la inventiva, la valentía, etc. y denostar la dependencia del "sistema" que una parte de la sociedad, todavía, a día de hoy, cree que es la gran esperanza.

LA CRISIS ECONOMICA A LA ESPAÑOLA

007 | 08 Diciembre, 2012 11:31

En los últimos tiempos estamos asistiendo al proceso de concesión del "premio" de la loteria por lo que respecta a ver quien adivina la fecha de la salida de la crisis económica en España. Pero puede resultar algo presuntuoso dedicarse a dar fechas, sin que se hayan tomado todas las medidas para que el fin de la crisis pueda producirse. El principal indicador de que no vamos a mejor, sino todo lo contrario, es el del nivel de la deuda de las administraciones públicas, que no para de crecer, y, ello viene motivado por la adopción de medidas, que en su conjunto, resultan insuficientes para parar esta sangría. La política macroeconómica es similar, salvo cuestiones, a la economía doméstica, en virtud de la que si una persona mantiene un nivel de gasto superior a sus ingresos, tiene que recurrir al endeudamiento, por lo que una parte, cada vez más, sustancial de los citados ingresos van al pago de la deuda ( recuerden la modificación constitucional con tal fin, que, dicho sea de paso, me parece bien y oportuna ) y así en bucle vicioso hasta los actuales niveles de apalancamiento financiero, que nos está ahogando. Es por ello, por lo que, lo primero de todo, es atajar la deuda de las administraciones públicas, y ello sólo será posible, nos guste o no, con la supresión de servicios que éstas prestan, dado que la realidad nos demuestra que el presupuesto público no lo puede todo y, sobre todo, que en él no cabe todo. A escala mundana, es como si una persona tiene una tarjeta visa con el fondo de crédito ya agotado, y, en lugar de dejar de gastar para ir amortizando deuda, se dedica a ir al banco a que le amplien el crédito. Resultado: quiebra. Así pués, nos tenemos que ir acostumbrando a que la administración tendrá que ir reordenando y suprimiendo los servicios públicos, que muchos son superfluos, y, a mayor abundamiento, los presupuestos dedicados a sanidad y educación tendrán que rebajarse para que podamos embridar un gasto que no podemos mantener. Todo ello significa lo que significa, y la fórmula a aplicar se basa en reducir gasto corriente ( personal) y reducir inversión, obteniendo como resultado una disminución de servicios que prestará la administración. En este último año hemos asistido a una desaforada e inusitada movilización social, orquestada y dirigida por personas y otros, con tendencias políticas de izquierdas, todo sea dicho, que no quieren aceptar la realidad y están actuando, irresponsablemente, como niños pequeños que no disponen de capacidad de análisis, aludiendo a tópicos que, además de ser falsos, son incongruentes con las medidas que ellos mismos aplican en su economía familiar o emrpesarial.

EQUIPARACION RETRIBUCIONES EN EL SECTOR PUBLICO

007 | 07 Diciembre, 2012 09:24

El talón de aquiles de la administración pública ha sido y sigue siendo el coste del personal a su cargo, ya sean funcionarios ó personal laboral, ya estén al cargo de la propia adminsitración o de su sector público instrumental, y, además, resurge con fuerza el "desnivel" entre todos ellos y los del sector privado. ¿Porque?, pues porque hasta la fecha, la administración pública ha sido "construida" como un fin en si mismo y no como un medio, que es lo que tendría que ser, dada su condición de servidores públicos. Pues bien hoy se hace imprescindible que entre los propios empleados públicos se determine la equiparación de salarios por trabajos similares y, se apueste por la excelencia en sus capacidades, se reduzca el personal de los niveles más bajos de la administración, se eliminen todas las prestaciones/ventajeas, respecto al sector privado, que pudieran haber conseguido en sus negociaciones colectivas y se reduzca a su mínima expresión el sector público instrumental, todo ello bajo el amparo de la máxima de que el sector productivo ( sector privado) es el que tiene que generar empleo y riqueza y el sector improductivo ( sector público) es el que tiene que prestar servicios, únicamente, estratégicos y fundamentales, con el mínimo coste de personal. Es por ello que los empleados al servicio de la administración pública tiene que ser los esenciales, los más cualificados y los que tengan independencia para el desarrollo de su labor. El resto, se tendría que resolver mediante la aplicación de nuevas tecnologías y , en su caso, la externalización de servicios. Cuanto menos recursos económicos destinen las adminsitraciones, en su conunto, al pago de personal, menos impuestos tendremos que pagar los ciudadanos.

REESTRUCTURACION DEL SECTOR PÚBLICO EMPRESARIAL

007 | 30 Noviembre, 2012 17:11

Lo que hace unos años representaba el poder de la Administración frente el sector privado, hoy se levanta como una gran losa sobre las cuentas publicas. Me estoy refiriendo al Sector Público Empresarial de las Administraciones, pero no a una en concreto, sino más bien a todas las que han abusado de un sistema para crear empleo público que nunca se ha podido mantener, pero hoy resulta más imposible que ayer. El papel que debe jugar la Administración Pública en la economía real se tiene que limitar a cuestiones estratégicas a las que no pueda accederse desde la esfera privada, por lo que su estructura tiene que ser lo más reducida posible, dotándola de un poder limitado, y, sobre todo, no debe entrar en competencia con el sector privado. Resulta absurdo, que con dinero público se financie "labores" que desarrolla y ejecuta, mucho mejor, el sector privado, que a su vez tiene que ser el principal motor de la economía de un país, a través de la creación de riqueza y puestos de trabajo. Así, pues, la racionalización de las plantillas de personal en el sector Público Empresarial de las Administraciones Públicas es necesario, siempre ha sido necesario, pero hoy más que nunca, porque, ateniéndonos a los presupuestos públicos, el dinero es más bien escaso y tiene que orientarse a cuestiones estratégicas y no para pagar salarios,que, por otro lado, son perfectamente prescindibles.
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb